LOCALES

SE REPITE LA HISTORIA

Municipio se hace cargo de otro servicio que Gobierno no presta

En los barrios de los asentamientos de Margen Sur donde el Instituto Provincial de Vivienda lleva adelante obras, dicho organismo no realiza el mantenimiento de calles sumamente anegadas. Por tal motivo, la secretaria de Obras y Servicios Públicos del Municipio de Río Grande, Gabriela Castillo, confirmó la intervención porque “las calles están complicadas”.

Para Castillo, “que la obra esté paralizada no significa que no puedan hacer el mantenimiento de las calles”.
Para Castillo, “que la obra esté paralizada no significa que no puedan hacer el mantenimiento de las calles”.

El Municipio de Río Grande debió acudir a brindar asistencia a varios barrios de los asentamientos de Margen Sur a los que debe asistir el Gobierno provincial por encontrarse las zonas en obras bajo la órbita del Instituto Provincial de Vivienda (IPV).

En declaraciones a Radio Fueguina, Castillo contó que “estamos asistiendo a los barrios Milagro, 10 de Noviembre, la continuidad de calle Rafaela Ishton a partir del asfalto en la línea que divide el barrio Mirador del Argentino, porque está muy complicado, las calles no están transitables”.

“No vamos esperar a que vuelva a suceder una tragedia. Nosotros firmamos un acta con el IPV, que se comprometió a que, en el transcurso de las obras, se garantizaba la transitabilidad de las calles y se comprometían a realizar el perfilado y enripiado, para dejarlas en el mismo estado en que las encontraron”, recordó la funcionaria.

En ese sentido, aclaró que “estamos en veda y en el transcurso que no se están ejecutando acciones de obra, hoy son dos caras de una misma situación. Que la obra esté paralizada no significa que no puedan hacer el mantenimiento de las calles”.

“Estamos trabajando con camiones atmosféricos, hay calles que están muy complicadas y por eso arrancamos por Rafaela Ishton tratando de sacar agua. El problema es que en muchas de esas calles se retiró material para hacer las obras y no se volvió a rellenar. Ahí veremos hasta donde podemos llegar porque es en el marco de una obra que involucra a distintas áreas del Gobierno de la provincia”, aclaró.

Además, resaltó que “dado que se ha incumplido, que se reiteraron reclamos, no sé si son 12 o 15 los reclamos, estamos en un punto crítico, no se puede circular, está complicado el acceso a los barrios y los chicos van a la escuela caminando por esas calles”.

Finalmente, Gabriela Castillo develó que “la indicación que nos dio el intendente Gustavo Melella es seguir trabajando en el barrio, seguir solucionando el problema de la gente. Lo formal ya lo hemos hecho, ahora nos queda seguir trabajando, seguir retirando agua, tratando de hacer un paliativo más allá de que la responsabilidad debería ser de quienes tienen en el transcurso la obra”.

Compartí esta noticia