sábado 24 de agosto de 2019 - Edición Nº1734

Gremiales | 5 ago 2019

HAY ESPERANZA

AUDIVIC podría convertirse en fábrica recuperada

Tal como ocurrió con Renacer en Ushuaia, los trabajadores de la firma se organizaron y conformaron una cooperativa, a la espera de obtener recursos para empezar a producir. El grupo empresario que abandonó la fábrica dejó un pasivo de más de 15 millones de dólares.


Por:
De nuestra redacción

Tras sufrir todo tipo de desplantes y atropellos por parte de los empresarios a cargo de la firma, un grupo de trabajadores de Audivic busca conformarse como cooperativa para recuperar la fábrica emplazada en el Parque Industrial de la ciudad.

Para ello, los trabajadores ya concretaron todo el proceso burocrático que implica conformarse como fábrica recuperada para obtener financiamiento que les permita comenzar a producir a la brevedad, pero, también, hacerse cargo de las deudas que ascienden a más de 15 millones de pesos solo en pagos a proveedores.

Estela Maidana es empleada de Audivic y cuando se refiere al propietario de la empresa, prefiere no nombrarlo. Simplemente lo menciona como ‘el empresario’. Junto a sus compañeros, resistió el año pasado el intento de vaciamiento que los propietarios de la empresa quisieron llevar a cabo. Y ahora oficia de vocera en este nuevo proceso que encararon los trabajadores.

“Más allá de que el año pasado el empresario quiso llevarse las máquinas, y que logramos impedirlo, estamos cuidando las instalaciones de la fábrica y seguimos teniendo muchos inconvenientes para juntarnos porque no se presenta a las audiencias”, comenzó a relatar, al tiempo que señaló que “así y todo, logramos que nos entregara unos 1200 equipos que teníamos que fabricar para poder hacernos de un sueldo, para el que ya trabajamos oportunamente. A eso hay que sumarle que tuvimos que ocuparnos de la comercialización, porque la empresa hacía agua por todos lados y no estaba en regla para poder venderlos”.

Y prosiguió: “Recién en marzo de este año pudimos cobrar parte del dinero por la venta de estos equipos. El empresario a cargo de la empresa siempre fue muy inescrupuloso. La última reunión no se presentó, nos entregó el material a 34 empleados efectivos de la empresa. Del importe de la venta destinamos una parte para los contratados que habían quedado sin cobrar”.

“También entregamos algo de dinero a los contratados que había finalizado contrato en febrero. En definitiva, más o menos terminamos cobrando unos 50 o 60 mil pesos cada uno. A los contratados, a algunos nos alcanzó para darles unos 10 mil pesos”, develó.

Aclaró que “tratamos de hacer algo que no nos correspondía. Era responsabilidad del empresario hacer lo que hicimos. En febrero este hombre apareció y nos ofreció darnos la mitad de la empresa a modo de indemnizaciones, pero la empresa esta embargada, la planta está hipotecada y entonces, lo que nos proponía era ilegal”.

“Desde ese momento no tuvimos más comunicaciones con él”, remarcó y dijo, además, que “estamos esperando que nos aprueben los créditos laborales, es muchísimo dinero el que estamos tramitando porque la deuda es, aproximadamente, de unos 15 millones de dólares sin tener en cuenta nuestra deuda”.

Por ello, contó que “a fin de año pasado, este empresario nos adeudaba a los 70 trabajadores unos 50 millones de pesos. Después, en marzo, nos envió un telegrama de despido conjunto, pero no contento con esto, como maneja la CUIT de la empresa y vaya a saber con qué maniobra, hace una rectificativa y nos pone a todo el personal con reserva de puesto, por lo que nos deposita un centavo por cada empleado”.

“Eso que hizo perjudica a mucha gente, porque muchos empleados tramitaron el seguro desempleo y por esta maniobra del empresario, ANSES le reclama a los trabajadores la devolución de los importes de todo un año de esos seguros”, denunció.

Asimismo, develó que “también perjudicó a empleados con hijos con capacidades diferentes. Todas las personas que tenían una prepaga, al hacer esa rectificativa les trasladó toda la deuda a los titulares de las prepagas”.

“Jamás hemos visto un empresario tan inescrupuloso como este señor, que no solo nos debe mucho dinero en sueldos, sino que además hizo todo lo posible para perjudicarnos y que ahora, además, nosotros los trabajadores, le debamos dinero al Estado por culpa de sus maniobras”, rechazó.

En ese contexto, confirmó que la intención es volver a poner de pie la fábrica: “Vamos a ser fábrica recuperada. En estos momentos la empresa tiene tres pedidos de quiebra, uno de ellos pedido por nosotros mismos porque eso nos habilita a entrar con nuestra cooperativa para poder producir y recuperar la fábrica”.

Para cerrar, la trabajadora admitió que “nosotros apostamos a poder recuperar la unidad productiva. Queremos trabajar, sabemos cómo hacerlo y en ese camino vamos. Estamos en condiciones de trabajar, de producir ya mismo. Falta alguien que quiera venir a traer los equipos”.

 

El vaciamento, paso a paso

 

16 de febrero de 2018: Comienzan los retrasos en el pago de salarios. Audivic no terminó de liquidar los salarios de los trabajadores y hay manifestaciones por parte de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y promesas de parte de la firma.

23 de febrero de 2018: Se confirma que más de 100 trabajadores, entre contratados y efectivos, perderán sus puestos de trabajo al concluir el mes. La empresa argumenta la caída en la producción y las ventas.

23 de marzo de 2018: A un mes de licenciar a su personal, Audivic acumula deudas con los trabajadores que emprenden sendos reclamos con manifestaciones y protestas.

26 de marzo de 2018: El Ministerio de Industria de Tierra del Fuego presta especial atención a lo que ocurre en la firma y manifiesta temor ante la posibilidad de que esta situación se traslade a otras empresas electrónicas.

13 de abril de 2018: Audivic no quiere negociar y declina la vía administrativa en el Ministerio de Trabajo. Los operarios solo pueden accionar a través de la Justicia.

17 de abril de 2018: El despido de un trabajador efectivo agrava la crisis en la empresa. Llega la UOM y comienzan las protestas periódicas fuera de la empresa.

19 de junio de 2018: Los empresarios se niegan a negociar con los trabajadores. La UOM confirma que, a pesar de la situación, en la fábrica aún hay materiales para continuar con la producción de al menos 200 equipos más.

14 de julio de 2018: Los operarios descubren que la planta estaba siendo saqueada por los propietarios en un intento de vaciamiento descubierto a plena luz del día. El personal decide mantener la planta ocupada para frenar la acción.

15 de julio de 2018: El ministro de Industria, Ramiro Caballero, informa no se autorizará la salida de productos de la empresa en conflicto si no beneficia a los trabajadores.

16 de julio de 2018: Una manifestación tiene lugar en el patio de la firma y la UOM anuncia que está dispuesta a ocupar fábricas en caso de que la situación se agrave.

17 de julio de 2018: La UOM piden asistencia al Gobierno de la provincia: solicitan que el Ejecutivo pague los sueldos atrasados y que luego Audivic devuelva el dinero. La propuesta es rechazada.

23 de julio de 2018: Fracasa una nueva audiencia en el Ministerio de Trabajo y los operarios piden reunirse con la gobernadora Rosana Bertone. El encuentro nunca se concreta.

30 de julio de 2018: Audivic declina la vía administrativa, una vez más, e invita a los trabajadores a recurrir a la Justicia para intentar cobrar los salarios atrasados.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS