martes 17 de septiembre de 2019 - Edición Nº1758

Gremiales | 31 may 2019

TRAS EXTENSO RECLAMO

Se cumplen tres años del desalojo del acampe docente

El 31 de mayo de 2016, la Policía de Tierra del Fuego ponía fin de manera abrupta a la protesta de cinco meses que encabezaron varios gremios estatales pero que sostuvo el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación Fueguina, en rechazo a las leyes de ajuste aprobadas por la Legislatura provincial.


Por:
De nuestra redacción

El último día del quinto mes del año representa, para los docentes en particular pero para la clase trabajadora provincial en general, un hito difícil de olvidar: se cumplen tres años del desalojo del acampe gremial encabezado por varios sindicatos estatales en la Casa de Gobierno.

De madrugada, pertrechados para la faena y con los rostros cubiertos tal indica el protocolo, decenas de efectivos policiales avanzaron sobre el grupo de manifestantes que esperaba desde hacía varios días, una acción de esas características. Los rumores eran cada vez más fuertes y ese 31 de mayo de 2016, las sospechas se cumplieron.

Lo que siguió es conocido pero a la vez revelador. El video que acompaña estas líneas describe explícitamente lo sucedido. Mucho se habló sobre el desalojo del acampe pero por tratarse de una acción llevada adelante de madrugada, no había mayores registros fílmicos o fotográficos, más allá de algunas icónicas imágenes que mostraban la fogata producida sobre el asfalto tras concretado el desahucio.

 

 

La decisión fue política. La acción debió coordinarla el por entonces secretario de seguridad provincial, Ezequiel Murray. Una vez asegurado el lugar, un grupo de personas procedió al desarme de las estructuras montadas sobre la avenida San Martín, frente a la puerta de acceso a Casa de Gobierno.

Además de la fuerte presencia policial que cercó el lugar y que tomó pronto control de la situación, el ulular de las sirenas de las ambulancias fue incesante. El miedo, el nerviosismo y la bronca se apoderaron de varios manifestantes que cayeron rendidos sobre la calle y requirieron asistencia médica.

Se terminaba así una de las protestas más extensas y convocantes de los últimos años de la provincia. Las leyes aprobadas por la Legislatura fueguina durante los primeros días de ese año derivaron en movilizaciones multitudinarias y la decisión de acampar frente a Casa de Gobierno a la espera de una reunión con el Ejecutivo que nunca llegó.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS