martes 25 de junio de 2019 - Edición Nº1674

Locales | 22 may 2019

YA RIGE EN TODA LA PROVINCIA

Iglesias: “La emergencia comercial trae un poco de alivio”

El titular de la Cámara de Comercio de Río Grande reconoció el valor de la medida adoptada por la Legislatura fueguina aunque dijo que “tampoco resuelve la cuestión de fondo”. “La situación es grave porque la caída del consumo no para y esto lo tenemos medido”, admitió Iglesias.


Por:
De nuestra redacción

El presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Río Grande (CCIRG), José Luis Iglesias, se mostró conforme con la aprobación de la emergencia comercial, proyecto sobre el cual trabajaron a contrarreloj para propiciar su pronto aval legislativo.

“Esta emergencia comercial trae un poco de alivio porque permite que la provincia pueda gestionar ante la AFIP, como se hizo en Santa Cruz y en Chubut, para que adhiera y conceda por lo menos los 180 días de plazo para resolver la situación de empresas que están a punto de cerrar”, expuso como positivo, si bien admitió que “tampoco resuelve la cuestión de fondo”.

En ese sentido, recalcó que “la situación es grave porque la caída del consumo no para, y esto lo tenemos medido. En general la caída es constante y se ha caído un 33 % de facturación de un año a otro, y desde el año pasado tenemos la pérdida de un puesto de trabajo por día en promedio. Eso va dando una pauta de la real situación”.

“Hay una gran cantidad de gente que está llegando a pagar el mínimo de la tarjeta solamente, hay una gran cantidad de cheques rechazados y el escenario es decreciente. No vemos que todavía hayamos llegado al final para que empiece el repunte. Esto ya depende de una política a nivel nacional, que a nuestras empresas electrónicas y textiles le ha causado un perjuicio importante”, planteó.

“El comercio minorista está tratando de sobrevivir y todos los días se están cerrando negocios. Desde el mes de enero al mes de mayo tenemos un 10 % más de locales desocupados sobre la avenida Perito Moreno y San Martín”, manifestó.

Asimismo, reconoció que “el comercio está tratando de vender de cualquier forma, ante unos costos exorbitantes, porque no alcanzan a reponer, y están vendiendo al precio que le cuesta la reposición. El flete también crece y hay tasas usurarias en el sistema bancario, que impiden refinanciar deudas. Toda la ciudad ha perdido su capacidad de poder adquisitivo y no se le puede pedir más esfuerzo”.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
NOTICIAS RELACIONADAS
MÁS NOTICIAS