jueves 02 de abril de 2020 - Edición Nº1956

Gremiales | 18 mar 2020

CRECE EL DESEMPLEO

Preocupa situación de trabajadores de la construcción

Según autoridades sindicales, la mayoría de las empresas despidió a su personal por la cuarentena, pero, además, porque las obras provinciales están casi paralizadas.


Por:
De nuestra redacción

El secretario general de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA), Julio Ramírez, planteó un escenario crítico para los trabajadores de la construcción, ante deudas con las empresas que tienen casi un año y la paralización de obras provinciales, a lo que se suma la cuarentena por COVID-19.

En ese escenario, confirmó que “las empresas decidieron despedir gente o suspenderla sin goce de sueldo” y por ello “están recurriendo a las instituciones provinciales y locales en busca de asistencia alimentaria”.

“Con este tema del coronavirus hay empresas que despiden a la gente y les pagan el fondo de desempleo para que tengan unos pesos hasta que esto se solucione y dicen que luego los van a volver a tomar”, expuso.

En ese sentido, agregó que “otras empresas suspendieron a la gente hasta que se pueda continuar con la obra. Se complica todo porque los empleados de gobierno no están trabajando, las empresas no pueden certificar y cuando llegue el próximo mes no van a tener la plata para la quincena y la liquidación final, porque no hay nadie que firme para certificar lo trabajado, aparte de lo que están debiendo. Las empresas ya no saben qué hacer”.

“La empresa Dos Arroyos que estaba haciendo el bacheo de Ushuaia y Río Grande y la ruta de San Sebastián, empezó a despedir a toda la gente y tampoco cobra. Hay una empresa contratista de YPF que tiene a gente de la UOCRA y también los va a despedir y así con unas cuantas empresas más”, detalló

Por ello, consideró que “el problema es que las empresas no tienen para pagar. Yo hablo con todas y me dicen que tienen que despedir porque no tienen plata para pagar. Les deben redeterminaciones del año pasado y dicen que ya no aguantan más. Incluso si no pasaba esto de la cuarentena, algunas obras se iban a parar igual porque ya no tenían para pagar la quincena”.

“La situación es triste, estamos muy mal y estamos pidiendo que colaboren con nuestra gente. Hablamos con el gobierno, con autoridades del Municipio de Río Grande para que les den una ayuda con módulos de mercadería para repartir a los compañeros desocupados, porque con esta crisis ya ni pueden comer”, finalizó.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS